El sueño de un Poder Judicial que funcione como hospital de campaña para los sectores vulnerables

El Programa de acceso a la justicia “Facilitadores Judiciales”, instalado por la Corte Suprema de Justicia con asistencia técnica de la Organización de Estados Americanos (OEA) tiene como finalidad superar el escaso acceso a la justicia que afecta a los sectores más pobres. Asimismo, es deseo del director del Programa Nacional de Facilitadores Judiciales, Dr. Rigoberto Zarza, que los espacios institucionales que afectan a los sectores vulnerables funcionen como hospital de campaña.

El Dr. Zarza comentó que su mayor satisfacción fue haber contribuido con la institución, la sociedad civil y el país en la construcción de una ruta inclusiva basada en los derechos humanos. Siempre direccionado a reducir la gran brecha de desigualdad en cuestión de acceso a la justicia. 

Se refirió a su trabajo como un esfuerzo basado en la firmeza de ayudar al cambio de paradigma del Sistema Judicial y no más un Poder Judicial percibido como “Hotel de 5 estrellas” donde solo puedan ingresar aquellos que tengan más. “Trabajamos para darle un rostro humano a la justicia donde la persona sea lo primero y no quede atrapado dentro de la insensibilidad de la burocracia judicial”, señaló.

Para el 2018 buscará que el Poder Judicial sea más próximo a la gente, sobre todo, a aquellos sectores que son envueltos por la pobreza extrema. Además de trasladar la enseñanza del Papa a la institución donde anhela que los espacios institucionales, funcionen como hospital de campaña. Asistiendo con equidad a las personas sin dejar a nadie afuera y priorizando la dificultad del ciudadano y no las exigencias que impone la burocracia. “Menos burocracia y más soluciones”, aseguró.

Manifestó la necesidad de crear un Poder Judicial que funcione trasladándose donde está la gente, que sea ágil y flexible. “Un poder Judicial donde tengamos servidores públicos al servicio de la gente y dispuestos a pasar la mano a quienes lo  necesiten”.

En lo que se refiere al impacto que genera el Programa de Facilitadores Judiciales, explicó que radica en la mayor alianza que un Poder del Estado tiene con la sociedad civil, a través de más de 3.000  líderes comunitarios, voluntarios que brindan servicios en acceso a la justicia a sus comunidades. Un Programa con sustentabilidad en base al voluntariado. Del mismo modo, aseguró que tiene también un impacto económico, dado que el Estado y el Poder Judicial se ahorran alrededor de 10 millones de dólares al año. 

El Dr. Zarza aseveró que todas las actividades son ejecutadas gracias a la colaboración de los diversos aliados como las instituciones públicas, los medios de comunicación y la sociedad civil en general. “Hoy tenemos presencia en 220 municipios, en los 17 departamentos, 87 % del país, más de 3.000 facilitadores judiciales, con 47 % de mujeres, más de 100 líderes indígenas y casi 700 jóvenes trabajando como facilitadores estudiantiles en colegios y universidades”, dijo el Dr. Zarza.

Reveló que lo más difícil de encabezar un Programa de esta envergadura sigue siendo derrumbar el muro de la desconfianza y el miedo de la gente hacia el Poder Judicial y el Sistema Judicial. “La construcción de la confianza solo se logra con transparencia, honestidad y sinceridad”.

Por último, dejó como mensaje que todos juntos emprendan la gran tarea de construir una Patria nueva, donde se haga una cirugía mayor para extirpar el cáncer de la impunidad y la corrupción.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.