Tercera Edición del Concurso El árbol – Medio Ambiente

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), representado a través de la Dirección General de Gestión Ambiental, ha participado de la “Tercera Edición del Concurso el Árbol – Medio Ambiente”, organizado por la Dirección de Educación Agraria de Ministerio de Agricultura y Ganadería, con el lema “Educar, Motivar y concienciar a la comunidad educativa en la conservación del medioambiente para un futuro más saludable y sostenible”.

En el evento participaron jóvenes estudiantes de 11 (once) Escuelas Agrícolas y Agromecánicas del país, con el propósito de despertar el interés y promover acciones tendientes a la práctica, cuidados y protección del ambiente. Para participar del  concurso, los interesados han presentado el diseño de un proyecto sobre concienciación ambiental, involucrando a la comunidad educativa de cada Institución participante. Así también, la ejecución del mismo ha sido verificada mediante videos y registros fotográficos.

El MADES ha participado como integrante de la mesa del jurado y con la colaboración para la premiación a los participantes, concedidas por el Proyecto Asunción Capital Verde de las Américas, Vías de la Sustentabilidad. La doctora María Victoria Quiñonez, técnica de la Dirección de Educación Ambiental ha representado al MADES.

Esta actividad es fuertemente apoyada por el MADES, ya que participan alumnos y alumnas de todas las escuelas agrícolas del país, y teniendo en el centro el árbol, que sin dudas redundará en el mejoramiento del entorno ambiental en donde desarrollarán sus actividades profesionales, y por qué no en todo el país.

 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Boletín

Suscribite a la Revista Digital

No enviamos spam ni material irrelevante.

Redes Sociales

Mirá más

Posteos relacionados

Avanzan las obras de la ruta PY12

El paisaje del Bajo Chaco paraguayo ha experimentado una transformación notable. El continuo ir y venir de maquinaria y personal ha modificado drásticamente esta zona,